viernes, 14 de julio de 2017

Todo lo que deseo hacer es amarte


Ya tarde en la noche, mis pensamientos me conducen a un único lugar, donde yo quiero estar, para escuchar decirte que me amas, decirte que te amo. 
Pero estoy en este hotel, lejos de ti, pero cerca de mis pensamientos, los que te traen hasta mí y me hacen repetir: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya la noche ha transcurrido y yo sigo pensando solo en ti, no hay nada que me robe la atención, mis sentidos están encendidos pero en ti y lo que hago es repetir: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya la madrugada amenaza con aparecer por mi ventana y no logro conciliar el sueño, he pasado la noche pensando en ti, mi corazón se agita cada que apareces por mi mente, mi piel se enciende en deseos cuando te pienso y en mí aparece de nuevo ese pensamiento: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya amaneció y yo sigo abrazando mi almohada, no tengo ganas de levantarme, pues, no te veré aún, solo sé que estoy tan lejos de ti, mis ojos se pierden y me abandonan, salen por mi balcón y se posan en el lejano horizonte y en mi mente resuena lo de siempre: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya me han dejado mi desayuno, se ve delicioso, pero no siento apetito, el café humea y su vapor se convierte en la imagen que deseo ver, tu rostro, que ahora estará pensando al igual que yo, sin probar alimento alguno, pues seguro que los dos tenemos el mismo pensamiento: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya me he bañado y tengo que salir a trabajar, subo a mi auto, lo enciendo, me encamino por la autopista, veo como serpentea la carretera y como se pierde en el horizonte entre las montañas verdes, el paisaje es hermoso, pero mis pensamientos me repiten otra vez más: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya he conducido por horas y no he sentido como he avanzado hasta aquí, estoy por llegar a mi destino, el lugar se asoma por el horizonte, es una ciudad increíble, nunca vi otra igual, rascacielos imponentes, pero reflejado sobre sus ventanales, entre nubes blancas, solo puedo ver el rostro más bello y es el tuyo, y al verlo, sin sentir digo en voz alta: Todo lo que deseo hacer es amarte.

Ya llegué a mi destino, dejo el auto en el parqueadero, tomo mi portafolios y me encamino hacia mi destino, a cerrar el negocio de mi vida, espero pronto concretarlo, finiquitarlo y así poder regresar a ese lugar donde deseo estar. La oficina esta llena y daré mi conferencia, abro mi laptop y al encenderla, de descansa pantalla apareces tu y digo sin pensarlo: Todo lo que deseo hacer es amarte. 

Todos aplauden, pues sobre mi exposición, en la cañonera esta tu carita de ángel. Me ayudó a cerrar el negocio, mi trabajo terminó aquí, salgo corriendo para regresar a tu lado y cuando llegó a mi auto de nuevo pasa lo que me ha pasado hasta hoy... Todo lo que deseo hacer es amarte.

Camino hasta el auto, me detiene una imagen sobre el polarizado de la ventana, no me lo creo pues, hasta aquí te veo y hasta creo que te escucho, te veo por el cristal que me sonríes y me repites como susurro: Todo lo que deseo es hacer es amarte. 
Escucho de nuevo que mis ahora socios aplauden, volteo y me encuentro contigo, te tomo entre mis brazos y te repito mil veces al oído:Todo lo que deseo hacer es amarte. 
Tú sonríes mientras damos vueltas y vueltas, me ves con esa tierna mirada y me susurras al oído:Todo lo que deseo hacer es amarte.