jueves, 21 de junio de 2018

A woman needs love


Tarde oscura, fría y melancolía, 
mi nariz pegada al cristal 
observando gotas de agua 
que golpean con furia, 
traen rabia, la misma que traigo yo. 

Esperaba fuera una linda tarde 
para compartir contigo, 
pero no fue así 
y ahora me tengo que conformar 
con recordar, imaginar como pudo ser. 

Pero será hasta mañana, 
esperando haga tarde de sol, 
cielo iluminado y despejado, 
nubes dibujando lindas figuras, 
como lo sería un enorme corazón. 

Por tu lugar lloverá también?, 
si es así, estarás igual que yo 
observando por tu ventanal, 
a las gotas golpear con fuerza 
y resbalar al vacío?

Vacío igual hay en tu corazón 
vaya decepción de dos 
que esperaban con ansiedad 
llegara este día para conocerse. 

Pero el tiempo o el destino lo decidió así, 
seguro decidió; dejémoslo 
para otro día, otro día más de curiosidad 
para que cuando se conozcan 
no haya dudas 
de que son el uno para el otro, 
que la parte física no es tan importante, 
como lo son las cosas del corazón, 
esas pequeñas cosas 
que han crecido cada día a través 
de la conversación en una 
línea telefónica. 

Así es la historia de dos 
que se conocen sólo de voz, 
almas que congeniaron sin razón, 
cosas del corazón, cosas extrañas 
del amor. 

Enamorarse solo por escuchar su voz, 
sentir mariposa en el corazón 
cuando el reloj marcaba la hora 
para discar y escuchar 
el deseado; aló, hola, eres tú? 

Aún sabiendo que seguro sí eras tú, 
no era hermoso iniciar la conversación 
que quedó pendiente ayer. 

Un te extrañé, un me haces falta 
a esta hora. 

Termino con mis obligaciones 
y me preparo para escuchar 
el ring del teléfono y el pon, pon, 
de mi corazón.

Maldición como llueve hoy, 
tampoco hay señal en el teléfono 
por esta tormenta, la misma 
que hay en mí por no lograr asistir 
a nuestra primera cita. 

Confieso que tengo miedo 
de desilusionarte, de no gustarte... 
Te gustaré yo?, esa es la cuestión, 
mi preocupación, puede que, 
tú seas lo que he pensado, 
quien he imaginado, con quien 
he soñado y eso me tiene ilusionado. 

Pero si yo soy tu decepción, 
eso sería mi perdición. 

Mejor es que siga lloviendo hoy 
y mañana también, 
así tendré el pretexto de amarte 
solo con la imaginación. 

Aunque eso me limite 
a no poder tomar tu mano, 
a no lograr besar tus dulces labios, 
es que eso quiero hacer... 

Porque una mujer necesita amor.



Girl you'll be a woman soon (poesía de erotismo light)


Era una niña cuando la conocí, de particular belleza, 
su sonrisa y su mirada siempre me dio miedo 
por ser una niña con mirada y sonrisa tan provocativas. 

Pero solo era yo quien no me daba cuenta 
de que pronto sería una mujer, 
la niña que yo veía estaba por fallecer 
y la mujer estaba por nacer. 

Niña, una mujer pronto serás.

Por donde yo iba, ella aparecía 
con su mirada y esa sonrisa que ahora eriza mi piel, 
yo un cuarentón con mala experiencia en el amor 
y ella queriendo estrenarse como mujer conmigo.

Siempre la evité, pues para mí aquello no era correcto, 
¿qué veía en mí?, si podría ser su padre, 
pero eso a ella jamás le importó y siguió insinuando 
su inocencia y su malicia de mujer que ya estaba en su piel 
para cualquier mortal esto era un sueño hecho realidad.

Una noche me desperté de un sueño maravilloso, 
era ella que se estrenaba conmigo, me regalaba su virginidad, 
vaya que lo disfruté, pero como si fue una pesadilla me desperté.

Desnudo caminé a la ventana para que me diera el sereno 
y así secar mi sudor. 

Abrí la ventana de para en par 
y al otro lado de la calle un cuarto con la luz prendida, 
era su cuarto, ¿qué hacía a esas horas con la luz encendida?, 
yo afiné mis ojos, pero no alcanzaba a ver bien.

La curiosidad era tanta que busqué mis anteojos 
y para cuando volví, ella estaba en las mismas que yo, 
desnuda frente a su ventana de par en par 
para que el mismo sereno secara también su sudada piel.

Con descaro ella me saludó y un beso me envió. 

Yo dije; chica una mujer pronto serás 
y tuve una erección como si fuera un adolescente 
que ve por vez primera a una mujer al natural.

La niña de ayer, la que chica que para mí sería pronto una linda mujer, 
estaba desnuda frente a mí, luciendo su bello y natural cuerpo, 
perfecta anatomía de linda mujer, ella con su eterna manera de ver 
y esa sensual sonrisa jugaba con mi mente.

Pues, mientras sabía que la observaba 
ella empezó a acariciar su aterciopelada y virginal piel, 
su mano recorrió el mismo camino que mis manos 
habrían recorrido con la experiencia que la edad me da, 
hasta que por fin su recorrido terminó 
justo en su entrepierna. 

Ella se alejó un paso atrás 
para que yo no perdiera detalle de su baile erótico, 
la chica que para mí seguía siendo una niña 
se daba el placer que deseaba recibir de mí 
como la mujer más experimentada, 
seguro, pensé, se ha practicado pensando en mí.

Ahora yo la deseaba tanto o más que ella a mí. 

¿Desde cuando está niña me piensa de esta manera?, eso pensé.

Inmóvil no podía perder cada sensual movimiento 
que ella hacía con su cuerpo, en su piel, 
ya era una experta en los menesteres de la masturbación 
y esta vez era para mí.

Ella seguía siendo aquella chica, aquella niña 
que pronto sería una mujer; creí que me equivoqué 
y la chica ya no era la niña que yo veía, 
ella ahora era toda una joven mujer, pero por fin una mujer.

Una mujer que por alguna razón 
me había elegido para bien o para mal, 
ella seguía disfrutando de mi mirada clavada 
en su sensual humanidad y eso la excitaba tanto que, 
juro podía escuchar sus gemidos.

Sentí hasta cuando se vino, y se vino en repetidas veces.

En cada una lamió sus dedos humedecidos por los jugos de su vagina, 
ella reía complacida y yo agradecía por ese regalo que me dio la niña 
que para mí pronto sería una mujer. Pero que ya lo era. 

Sólo faltaba estrenarse con varón y ese sin duda para ella era yo.

Luego de varias venidas de la chica 
opte por cerrar las ventanas y mientras lo hacía 
ella me enviaba húmedos besos, 
yo los sentí en mis labios, su sabor quedó entre mis agrietados labios.

Esa noche fue imposible para mí dormir, 
¿qué sería de mí cuando me la encontrara de nuevo?, 
¿qué haría para disimular mis deseos reprimidos 
por la chica que me entregó tremendo espectáculo porno?

Pero nuestro encuentro era inevitable 
y ella buscó la ocasión perfecta para encontrarse conmigo, 
cuando esto pasó, yo ni supe que decir, ¿qué podría decir?

Ella me vio y también me sonrió, 
yo hice lo mismo pero con timidez en mi mente y piel. 
Ella me preguntó sin recato alguno: 
¿Te gustó lo que viste la otra vez...?


miércoles, 20 de junio de 2018

Accidente con un rifle (cuidado con lo que deseas)


Eran las vacaciones de un año más que importante para mí, había llegado a la edad de las ilusiones diría una chica, pero en este caso era yo. Un día después de haber llegado a casa de mis abuelos con el mismo pegue de años anteriores, pero en los cuales yo ni enterado del flirteo de las chicas del pueblo, aquello era nuevo para mí y sin sentido alguno, pero ahora un año después ya entendía que era todo aquello y llegué con mis pensamientos afinados en las que años antes me enamoraban sin recibir respuesta de mí. Ese día, era un día especial en el pueblo, me puse mis mejores galas, unas baratas, humildes pero que me hacían ver bien, además, no necesitaba de mucho y lo digo no por ser un galán, era simplemente por ser de la gran ciudad. Llegamos con mi primo al parque, yo esperaba ser recibido como todo un personaje Hollywoodense o telenovelesco, pero cual fue mi sorpresa; otro ocupa ya mi lugar, así era la sensación la ocupaba otro chico de la misma edad mía y de excelente ver
lo he de reconocer, ese chico era la sensación y yo, ignorado por completo.

_Primo, ¿quién es?Dije con el enojo en la voz.
_Es el hijo de don Guadalupe.
_Pero conozco a todos sus hijos y a este nunca antes lo vi.
_Lo sé, llegó el mismo día que vos. Lo trajo su mamá para que pasara estas vacaciones con su papá. Parece que es madre soltera y don Guadalupe es el papá.
_Puta, pero mirá como se lo tienen las chavas, pareciera que se lo quieren comer.
_Lo sé, es lo mismo que sentimos todos en el pueblo. Dije con indignación y celos, claro.

Ya una vez me había sucedido algo parecido, pero no lo recordé y creo que por la envidia que invadía todo mi ser y sin querer le desee lo peor.
Me dice mi primo, vamos a sentarnos por allá, yo le digo, no mejor nos quedamos por acá, con la esperanza de que alguna de las chicas que años anteriores morían por mí, recapacitaran a su error, pero lo único que logré, fue que el chavo quien era la atracción me viera con ojos de... -Este no es pueblerino. Y nuestras miradas se toparon, se sintió la tensión entre ambos depredadores a manera que yo avanzaba hacia el lugar elegido para sentarme con mi primo, este me seguía con la mirada y esa increíble sonrisa del condenado, la pelea entre perros había dado inicio. Pero claro, este me llevaba la delantera, pues era la novedad, yo ahora era uno más de los del pueblo y él era el nuevo. Debo agregar que la pinta del chico era mejor que la mía, era ropa de marca, tenis de marca, pues su señora madre solo trabajaba para su único hijo, el que hoy conocía el pueblo de su señor padre y además también conocía a su progenitor, a parte de tener una increíble pinta en cuanto al atuendo que vestía se refiere, el chavo estaba más agraciado físicamente que yo.

Pasaron los días y el estira y encoge entre Pablo y yo siguió, para ahora ya habíamos cruzado algunas palabras, nos estábamos conociendo y aunque nadie lo decía, tanto él como yo, teníamos una clara competencia y sin duda alguna me levaba la delantera y por mucho, pero yo no me quedaba atrás pues,aunque limitado tenía lo mío, pero el cabrón tenía una labia y una gracia que le legaba del cielo que más de una vez escuche a alguna señorita ya mayor y hasta señoras decir que el chico era lindo y que era una lastima que fuera tan chico de edad; esto jamás lo escuché ni de chisme para mí. Por tanto mi odio se acrecentaba más y más, día tras día. 

Pero el destino tenía planes para ambos, unos planes no muy agradables. Resulta que cuando estaban por terminar las vacaciones y ya Pablo había dicho que se enamoró del pueblo y que si no se podía quedar estudiando ahí, regresaría sin dudarlo para las siguientes vacaciones; y cómo no quería quedarse el condenado si se la estaba pasando de maravillas entre tantas colegialas enamoradas de él.

Era una noche fresca, noche de feria, de una feria que estaba a dos días de terminar, al igual nuestras vacaciones estaban a una semana de también concluir, Pablo sintió el deseo de tomarse una gaseosa y pasó por enfrente de una de las tiendas que daba frente al parque, lugar en donde estaba la feria, este entró y quien esa noche atendía la tienda era el único hijo varón de la dueña de la enorme y bien surtida tienda, Pablo al entrar dijo.

_Buenas noches. Y es que Pablo era la educación andando.

Jerónimo quién atendía la tienda por esa noche estaba dando la espalda a la entrada de la tienda, lo que Jerónimo hacía era limpiar un rifle calibre 22, este cuando escuchó en el umbral de la puerta el saludo de Pablo se voltea con el rifle en sus manos, esto a Pablo lo detuvo bajo el marco de la puerta, algo parecido me sucedió a mí cuando llegué al pueblo las primeras veces, pues ahí era normal que todos anduvieran armados, pero para los citadinos esto era causal de miedo y esto fue lo que Pablo sintió, Jerónimo olió el miedo y al ver de quien se trataba, supongo (pues no lo sé a ciencia cierta) que el sentimiento de Jerónimo para Pablo era el mismo de todos los chicos en el pueblo, incluyendo yo. El tendero seguramente pensó: -Ahora me vengaré de este cabrón, le daré un buen susto. Y con Pablo aun en la puerta, bajo el marco aterrado, el tendero le apunta con el rifle y le advierte.


_Digamos que vos eras un venado. Te tengo en la mira listo para dispararte.

Pablo ahora más asustado por estar apuntado y amenazado por alguien con un rifle entre sus manos recostado sobre su hombro y con el ojo en la mira, dijo.

_Tranquilo chavo, estos juegos son peligrosos, se te puede ir un tiro.
_Tranquilo que le tengo puesto el seguro. Dijo Jerónimo satisfecho de ver la palidez del Pablo.
_Igual, mejor baja el rifle por favor. Le suplica Pablo.
_Ya decía que en cara bonita hay un maricón escondido, a caso no sos hombre, maricón. Dijo Jerónimo con repudio.

Y mientras bajaba el rifle, repitió.

_Ya te dije que tiene el seguro puesto, mirá...

Jerónimo haló el gatillo y el rifle que mientras este lo limpiaba sin darse cuenta le quitó el seguro se disparó.

Afuera nadie escuchó la detonación, pues los gritos de todos en las ruedas mecánicas, las zarabandas y las cantinas, en fin, entre el jolgorio no se escuchó el sonido de la detonación del rifle 22. Jerónimo palideció y sus piernas se le flaquearon, Pablo permaneció de pie por pocos segundos y luego de estos cayó al suelo inconsciente, la bala le dio en la cabeza.

Jerónimo al ver lo que acaba de hacer, no supo que hacer, por otros vitales segundos lo único que se le ocurrió fue llegar zarandear a Pablo susurrando que se levantara que ya estaba bien con la broma de mal gusto, fue entonces que al mover a Pablo este notó que sus manos estaban lenas de sangre, entonces gritó.

_Auxilio..., ayuda..., que alguien me ayude por favor...

De adentro de su casa salió su mamá y hermanas quienes hicieron el escandalo necesario para que la gente llegar al lugar, tomaran a Pablo aun con vida y lo levaron al hospital más cercano el cual quedaba como a unos 60Km, Pablo agonizaba en los brazos de su padre y en el pueblo se corría la noticia como la pólvora que hizo salir la bala del cascabillo con dirección hacia Pablo. En cosa de minutos me enteré yo de lo acontecido y a mi mente al igual que sucedió cuando era un niño, llegó a mi pensamiento mi deseo para Pablo, este para mi desgracia se había hecho realidad una vez más.

Pablo estuvo en coma por varias semanas y para entonces yo ya estaba en la gran ciudad, pero pendiente de recibir noticias del pobre de Pablo, mi conciencia no me dejaba dormir, no me dejaba en paz, yo me sentía más culpable que el mismo Jerónimo quien recibió el perdón de parte del padre de Pablo, don Guadalupe no levantó cargos en contra de Jerónimo, por el contrario él consoló a un arrepentido de Jerónimo diciendo que todo fue un accidente.

Accidente que a los días le quitó la joven vida a Pablo. Yo quedé destrozado al saber el final de Pablo, al pensar como estaría la madre de Pablo, pasé meses teniendo pesadillas y me prometí que jamás volvería a desearle el mal a nadie.



A la memoria de Pablo, un chico que tenía todo a su favor para tener una increíble vida y que la desgracia le llegó a tan temprana edad. 
Los nombres y algunos eventos han sido cambiados, por ser una historia basada en hechos reales, los cuales todos hemos olvidado o tal vez no.



martes, 19 de junio de 2018

Que insensatez


Cuando me acuerdo de usted
sucede que usted ya no esta. 

Trato y lucho 
por olvidarme de usted
pierdo la sensatez 
y de nuevo lo recuerdo a usted. 

Entonces me obligó de nuevo     
a olvidarlo, sé que es difícil, 
más bien es imposible 
y cuando más trato 
en olvidarme de usted, 
es cuando más lo recuerdo a usted, 
que contrariedad.

Repito; no sucederá más, 
no sucederá otra vez, 
por fin lograré olvidarme 
de una vez de usted, 
pero es difícil y solo logro 
atormentar mi corazón 
y vuelvo a recordarlo a usted.

Mi amor es quien me traiciona 
y lo trae de nuevo a mi mente. 

Si es de día me coge la melancolía, 
si es de noche se apodera de mí 
un eterno insomnio y de nuevo 
me recuerdo de usted.

Cuando lo conocí 
sabía que sería mi perdición, 
mi ecuación sin solución, 
que entraría en mi corazón 
y directo a mi mente 
y mis pensamientos, 
que contrariedad.

Ahora lo sé bien 
pues a cada rato 
me recuerdo de usted, 
me siento contenta 
por un momento 
pero usted solo era mi tormento.

Me repito; no sucederá otra vez
pero me traiciono y de nuevo
me recuerdo de usted, 
me atormento con tantos recuerdos de usted, 
recuerdos que fueron lindos 
mientras usted me fue honesto y fiel. 

Solo fue una treta 
para lograr de mi lo mejor, 
un día fui la chica 
que soñaba con su príncipe azul 
y apareció usted 
mi corazón se equivocó, 
creyó que él era usted 
y así empezó mi tormento de amor.

Ahora que lo recuerdo 
ya no esta usted 
y me siento contenta por un momento
recordando tantos momentos felices junto a usted, 
felicidad que duró solo una noche. 

Y como un día usted 
llegó a mi vida 
al otro día se fue.

Me digo; no lo recordaré un día más, 
pero esto no es buena idea, 
pues cada segundo 
que intento olvidarlo a usted,
al siguiente segundo 
regresa a mi mente usted. 

Que contrariedad tan absurda, 
intentar olvidarme de usted 
y mientras más lo intento, 
más lo recuerdo, 
es un acertijo que no logro descifrar.

Y cuando me recuerdo de usted 
sucede que ya no esta usted, 
pierdo la sensatez 
intentando olvidarme de usted, 
pero es muy difícil olvidar 
a alguien como usted. 



Mujer divina


Mejor, mejor me voy. 
Eres divina mujer
y ese mirar que me fascina, 
me llegarán un día a dominar. 

Mejor, mejor me voy,
y no es que hulla, 
tampoco es miedo, 
es pura precaución, 
porque una vez en tus brazos 
no habrá manera de escapar,
seré un esclavo de tu ser;
eres mujer divina. 

Esa mirada estudiada
junto a esa sonrisa 
que te hace ver 
una mujer divina
me han embrujado 
y ya estoy hechizado. 

Conoces muy bien 
como apoderarte de mi voluntad 
sin entregar una gota de amor. 

Mejor me alejo de ti, 
no quiero después sufrir.

Esa manera de mirar, 
esa singular sonrisa 
y el movimiento de tus caderas 
son la perfecta conjunción 
para hacerme caer 
y no lograr levantarme jamás.

Mujer, mejor me alejo de tu lado, 
y no es temor es precaución, 
eres tan divina mujer, 
eres serpiente con deliciosa manzana 
que trae un veneno que fascina 
y ya entre mis venas 
no habrá antídoto para no morir 
por ti mujer.

Mujer, no traes para mí amor, 
eso lo puedo ver 
en la manera de cruzar 
las maravillas de tus piernas 
cuando te sientas a mi lado 
y me pides que te prenda el cigarrillo, 
mientras lo hago, 
yo me prendí en llamas, 
quemas mi retina, quemas mi piel 
sin un solo roce de tu piel. 

Sabes del hechizo para enamorar 
sin entregar una sola gota de tu amor, 
temo morir de dolor 
para cuando se te pase el capricho
por mi amor.

Mujer, mejor me voy, 
dirás que soy cobarde 
pero la verdad soy precavido 
para no caer en tu provocación sin amor, 
solo quieres un momento de placer 
mientras yo moriré bajo tu piel, 
me quemará el corazón 
la temperatura que traes 
bajo la cintura.

Esa manera de mirar, 
esa provocativa y maliciosa sonrisa, 
el movimiento de tus caderas 
y esas piernas sin final, 
la miel de la manzana de tu piel, 
son mi perdición, 
por eso mejor me voy mujer.

Mujer divina sin amor.




lunes, 18 de junio de 2018

I miss you


No hay momento 
en que no piense en ti, 
es que te extraño tanto, 
te veo en un rayo de sol, 
en el color de una flor, 
cuando volverás mi amor.

No hay momento 
que no piense en ti, 
es que te extraño tanto, 
te siento en el viento 
que acaricia mi piel, 
en una cucharada de miel.

Te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
cada paso que doy 
sin rumbo, ni razón, 
en la mente apareces tú, 
te recuerdo tanto, 
tu recuerdo me llega 
en un leve olor 
a verde grama mojada, 
en el aroma del perfume 
de alguna dama.

Te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
cuando volverás mi amor.

En cada palpito de mi corazón 
siento que pierdo la razón, 
recuerdo el calor de tu mano 
acariciando la mía, 
tu mirada sobre la mía, 
labios entregándose 
el dulce sabor de un beso sin final.

Te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
cuando volverás mi amor.

Tu lo sabes, yo lo sé, 
lo sabe quien me ve pasar, 
lo sabe el señor de la esquina, 
lo sabe nuestro secreto lugar, 
tardes eternas amándote 
hasta que moría el sol.

Te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
cuando volverás mi amor.

Las noches son eterno insomnio, 
un manicomio, 
sueños que me hacen soñar 
a tu lado y que no son realidad, 
el único lugar en el que 
aún te encuentro para amarte, 
besarte, abrazarte, 
repetir hasta el cansancio
que te extraño tanto, 
que te extraño mucho. 
Cuando volverás mi amor. 

Te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
cuando volverás mi amor.

Solo ruego si tu alma 
me escuchará la plegaria 
que cada día al cielo elevo 
para que vuelvas. 

Te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
cuando volverás mi amor.

Hey, te extraño tanto, 
te extraño mucho, 
ya no puedo con este vacío 
que traigo en el corazón. 

Te recuerdo a cada paso 
que doy sin rumbo ni razón, 
no hay momento 
que no piense en ti, 
es que te extraño tanto, 
te siento en el viento 
que acaricia mi piel, 
en una cucharada de miel, 
tu recuerdo me llega 
en un leve olor 
a verde grama mojada, 
en el aroma del perfume 
de alguna dama, 
recuerdo el calor 
de tu mano acariciando la mía, 
tu mirada sobre la mía, 
labios entregándose 
el dulce sabor de un beso sin final
hasta que moría el sol.




sábado, 16 de junio de 2018

Viejo, mi querido viejo (las canciones de mi vida)


Qué si es un gran tipo mi viejo?... 
Fue un tipazo.

Qué si andaba solo y esperando?... 
Fue mientras llegué y lo abracé, 
después terminó conmigo llorando.

Qué si estuvo triste de tanto venir andando?... 
Eso fue mientras me enseñó a soltar mi mano
para que me defendiera en este mundo 
para cuando él ya no estuviera para protegerme.

Qué si lo veía de lejos 
y me daba cuenta de que éramos tan distintos?... 
Eso fue mentira, yo era tan igual a él 
y eso me hacía sentir orgullo, 
hoy que lo recuerdo trato de imitarlo 
y de parecerme a él lo más posible.

Qué si creció con tranvía y con vino tinto?... 
Eso fue porque se tenía una tremenda pinta, 
gracias a ella, conoció a mi madre 
y juntos me dieron la vida, 
por eso hoy tengo mi automóvil 
y bebo del más caro y fino vino.

Viejo, mi querido viejo, 
si un día te dije que caminas lento 
como perdonando el viento, 
fue vanidad de adolescente, 
pues si alguien fue más lento y sin viento, 
ese fui yo, mientras con paciencia 
me enseñabas a dar mis primeros pasos, 
los que hoy doy seguro y sin perdonar al tiempo, 
a este me le adelanto 
porque heredé tu talento.

Qué si soy tu sangre, tu silencio y tu tiempo?... 
Soy simplemente lo que con sabiduría y paciencia 
me enseñaste mientras Dios me permitió 
compartir tu sangre, tu silencio y tiempo. 

Gracias mi querido viejo, 
ahora yo soy la continuidad de tu tiempo.

Qué si tuviste una ojos tiernos y buenos 
un cuerpo pesado y la edad se te vino encima 
sin carnaval ni comparsa?... 
Esto te lo agradezco 
pues fue para llevar a nuestro hogar 
educación y sustento. 

Gracias viejo, mi querido viejo, 
seguro sigues al pendiente 
de mis fracasos y aciertos 
desde ese lugar que será el mismo cielo, 
no hay otro lugar que te merezcas 
por ser de los padres el mejor ejemplo, 
todo lo que tengo y conozco te lo debo a ti, 
que supiste educarme y amarme
con el corazón.

Qué si tú tienes los años viejos y yo los años nuevos?... 
De esto nada que hablar, es la ley de la vida, 
entregarse con amor a quien será tu continuidad 
para que en este lugar nunca mueras 
y a través mío seas eterno.

Gracias por la educación y el sustento, 
lo mismo haré con los míos, 
pues fuiste mi ejemplo, 
esa fue tu mejor herencia. 

Gracias mi viejo, mi querido viejo.

Inspirado en la canción del mismo nombre, de Piero. 
Historia de: Piero y Raga