miércoles, 16 de agosto de 2017

A woman needs love


Una mujer necesita de amor,
como el rocío de una flor.

Una mujer necesita de amor,
como el día del sol.

Una mujer necesita de amor,
como la abeja de una flor.

Una mujer necesita de amor,
como un cachorro calor.

Una mujer necesita de amor,
como un polluelo de un nido.

Una mujer necesita de amor,
como un río de un lago.

Una mujer necesita de amor,
como la fruta de un árbol.

Una mujer necesita de amor,
como los peces del mar.

Una mujer necesita de amor,
como las nubes del cielo.

Una mujer necesita de amor
como las aves del viento.

Una mujer necesita de amor,
como el poeta y el compositor.

Una mujer necesita amor...

Así como una mujer necesita de amor, ternura y calor, 
de una caricia antes de hacer el amor. 

De un beso que entregue toda emoción, 
de una mirada que le achine la piel y le agite el corazón. 

De una sonrisa que le haga sentir que es deseada y querida, 
de una flor cada día, o cada mes, o cada aniversario, 
o de un día sin nada por celebrar. 

Así como ella, yo también necesito de tú amor.



Sueños


¿Qué sucede con nosotros cuando dormimos y soñamos?...

Cuando quedamos profundamente dormidos y entramos al mundo de los sueños, ¿qué nos sucede? muchas veces soñamos con lugares y personas que jamás hemos visitado en nuestra vida, en otros casos soñamos con lugares, los cuales creemos haberlos visitado antes, no en esta vida, pero sí, seguro que en otras vidas, por tanto, cuando soñamos con algunos personajes, que nos causan sensaciones como enamoramiento, me refiero, en mí caso, mujeres bellas, y para las chicas sujetos guapos, con los cuales podríamos hasta tener algún tipo de romance y no es que estemos siendo infieles desde el punto de vista del subconsciente, no, es que esos lugares y personajes los conocimos en otras vidas y han sido tan importantes o nos han marcado tanto que las traemos a nuestro tiempo actual y vivimos algo que quizá ya lo vivimos antes o que deseamos y no pudimos. Pues bien, por medio de los sueños lo hacemos realidad. 

Por absurdo que parezca, ¿no crees qué hay algo verdad en lo que escribo? Esto me conlleva a otra parte de los sueños, una pesadilla, en este caso, no serían otra cosa más que algún suceso desagradable que nos pudo pasar en esas otras vidas, inclusive, lo que nos llevo a la muerte en esa remota vida. Pues, es que hay pesadillas tan reales que nos provocan que nos despertemos con el corazón acelerado y el cuerpo completamente sudado y aún despiertos con el horror, terror en nuestra mirada y ese temblor en nuestro cuerpo y aunque sabemos que solo ha sido un mal sueño, una horrible pesadilla, pero nos repetimos: Fue tan real, algo que nos asusta tanto que no queremos volver a dormir por miedo a seguir en el mismo aterrador sueño. 

De aquí me paso a la teoría y estudios del Dr. Sigmund Freud, sin duda que este señor tenía razón, al crear su psicoanálisis, pues ha sido algo que en tiempos modernos ha curado muchas enfermedades de tipo mental. 
Y qué me dicen de las hipnosis, esto en los años presentes a tomado mucha fuerza, pues se ha logrado de alguna manera entrar en alguna parte del cerebro, que lo único que en términos populares hace, es borrar el casete; o guardarlo en algún lugar donde no tengamos acceso a él. 
Por último, también otra técnica muy efectiva pero menos usada, la regresión, en esta podemos darnos cuenta por testimonios de los pacientes que sí han vivido otras vidas y que con ayuda del terapeuta son conducidos hasta ese lugar recóndito del cerebro en donde esta dicha información y al escarbar en esos pasados que seguramente nos causaron algún tipo de trauma, nos llegó a repercutir en esta vida. Y es que, cuantos no nos preguntamos el por qué me llegó esta enfermedad que para la ciencia moderna son enfermedades psicológicas. 
Si a penas ayer estabas excelente en cuanto a salud se refiere y al día siguiente sin más ni para qué te llega una crisis de ansiedad, de pánico, de depresión, sin explicación aparente.  

Por lo anterior, creo qué los sueños no son otra cosa más que regresiones a vidas pasadas, con personajes que sí conocemos, o mejor dicho que sí conocimos en alguna fecha y tiempo determinado, que nos causaron un enorme bien, o un enorme mal, o simplemente fueron personas y lugares especiales, tan especiales, que los seguimos trayendo a nuestras vidas actuales. 

Y es qué, cuando soñamos a veces somos personas completamente diferentes, a veces te sueñas con otro rostro, con pelo si es que ya no lo tienes, con cuerpos corpulentos sino lo eres, habrá quienes se han soñado siendo hombre o mujer dado sea el caso, sé de personas que se han soñado siendo algún tipo de animal, otros unos alienígenas, bueno estos últimos, no sé si tendrán justificación o solo son otro tipo de emociones reprimidas.
Te habrás soñado volando, solo que en otra vida hayas sido un águila, pues la historia no registra a alguna persona voladora, o quien sabe y una experiencia en paracaídas, te habrás soñado siendo atacado por leones, tal vez lamentablemente fuiste devorado por uno, te habrás soñado cayendo y cayendo, o en un ascensor que se desprende y caes, o caso contrario y asciendes a gran velocidad, te habrás soñado en centros comerciales enormes y te pierdes, o que no recuerdas donde has dejado el auto, en fin; cada caso pudo ser alguna experiencia que has tenido en otra vida.

Esto me lleva al siguiente pensamiento, cuantas veces no le ponemos atención a un sueño, precisamente por ser eso, un simple sueño, pero si le diéramos un poco atención y tratamos de esforzarnos por recordar esos sueños que nunca recordamos, quien sabe y ahí estén muchas respuestas a miles de preguntas que no tienen respuesta y sentido más que solo para quien los podría soñar; como es el caso de quienes sueñan con un número y se compran un número de lotería y resultan ganadores del premio mayor, ¿casualidad o algo que ya viviste en otra vida?

Bueno, esto no es más que otra idea más, de esas que les comparto muy a menudo, no seré yo quien de la última opinión, eso queda siempre al aire y abierta para que seas tú quien saque las respectivas conclusiones. 
Solo debo agregar, que para cuando lo pensé tenía más argumentos, los cuales no han salido de mi subconsciente, pero la idea central y principal a quedado plasmada, me habría gustado tener más argumentos para explicar lo que se me ha quedado en el tintero pero, como cada tema antes abordado al igual que este, lo dejaré abierto para continuarlo otro día. 
Por hoy, como siempre su amigo; Sergio Raga.





martes, 15 de agosto de 2017

Calentura mientras chat (erotismo light)


La chica se encontraba sola, por un momento pues, su compañera de cuarto había salido solo por unos pocos minutos, momento justo; ella chat con su novio por el celular, porque este no pudo llegar, eso la decepcionó un poco, pero luego se resignó. 

Se encontraba sobre una cobija muy gruesa en el piso, asemejando una alfombra, nidito de amor, el cual quedó burlado, al fondo la chimenea apagada como sus deseos reprimidos, se encontraba muy cómoda, pues así pensó recibirlo; descalza, con pantaloncitos cortos y de color blanco, un top de color oscuro y flojo, el cual no podría jamás sostener a sus enormes senos, redondos como hechos en molde. 

Esos eran los trapitos que le impedían estar desnuda; mientras el chat avanzaba, ella abrió sus piernas y se recostó sobre unos almohadones, ella sonreía y sus dedos seguían sobre el teclado, lo único que la delataba de que algo le estaba sucediendo era cuando retraía los dedos de sus lindos y delicados pies, con las uñas pintadas del mismo color que los de las uñas de sus manos, los retraía y luego los soltaba y los relajaba, algo le provocaba esos espasmos que solo lograba controlar con el movimiento de los dedos de sus pies, siguió en las mismas, a veces cerraba las piernas como tratando de retener algo con fuerza y se mordía los labios, luego sonreía complacida. 

Al paso del tiempo y con aquellos movimientos particulares, de su pantalón corto y de color blanco, justo en el medio, donde convergen la parte interna de sus piernas, una mancha húmeda, que colocaban el blanco impecable de sus pantaloncillos cortos en un gris húmedo, esta mancha se incrementaba mientras sus pies se tardaban mucho más tiempo en relajarse y con cada mordisco de labios que le llevaban la cabeza hacía atrás, junto a ella su lacia cabellera de color negro. 

Por otros momentos, la chica soltaba su celular sobre la cobija de algodón y se sobaba su vagina sobre su pantalón corto, provocando que para ahora la humedad de color gris fuera mucho mayor, además de algo que fue sencillo dejar a la vista, extrajo uno de sus enormes y firmes senos, ahora con el pezón que también estaba tan duro como el resto del seno, lo sobaba delicadamente y otras, lo apretaba, luego se lo llevaba con su otra mano para acariciarlo con su sensual boca y también los saboreaba con su lengua, la cual salía más de lo normal de entre sus labios haciendo una peripecia para lograrlo. 

Su rostro, relajado y un tanto expresivo, era imposible evitar el quererlo disimular a pesar de que estaba en soledad, la humedad de su entre pierna ahora estaba llegando casi al negro y la misma, le cubría una buena parte de su delicada prenda, como si accidentalmente su hubiera orinado en ellos. 
Cuando ya no podía más que emitir sonidos de satisfacción y el frote sobre su pantalón no eran posibles de evitar, se escuchó que la puerta fue abierta, ella de inmediato regresó su enorme y morena teta por detrás de su top y cerró las piernas, se colocó de lado, de manera que su trasero seria lo único que quien llegó podría ver, evitando con ello que lo mojado quedara en evidencia.

_¿Con quién chat?
_Con mi novio.
_¿Qué, no vendría hoy?
_Ya no pudo.
_Que pena. Me lo saludas. 

La chica, compañera de cuarto de quien estaba muy excitada y disimulando todo lo que sentía le dijo con una mueca que le daría sus saludos, su amiga se sentó justo al lado de ella. 

Ahora, nuevamente solo lograba controlar las sensaciones vaginales contrayendo los dedos de los pies y colocando su larga cabellera entre ambas para poder morderse los labios, jalando el labio inferior con los dientes hacía adentro, esto le causaba un momento de control, apretaba sus piernas una contra otra, como tratando de ejercer masaje en su ahora abierta, hinchada y mojada, muy mojada vagina, por momentos no se podía controlar, sus pies la delatarían con su amiga, pero el placer que tenía entre las piernas era inmenso que deseaba gritar, poder gemir para dejar salir de alguna manera esa energía sexual que contenía entre su hermosos muslos. 

Para lograr evitar ser descubierta, ella se recostó y colocó su cabeza contra las piernas de la amiga, quedando de alguna manera su rostro frente a ella y su espalda contra ella, esto le permitió abrir sus piernas un poco y así tocarse con su mano ese lugar que estaba hirviendo y húmedo, lugar de donde millones de cosquillas y sensaciones eróticas emanaban más líquidos que le llegaban de una vagina dilatada, la cual su clítoris erecto le abría de par en par sus carnosos labios esperando ser penetrada. 

Los labios de su boca estaban ya lastimándose, tratando con ello evitar que se le saliera involuntariamente un delicioso quejido por el orgasmo terminal que le estaba tocando justo a los labios de su caliente vagina. 

Cuando sintió que se le venía lo que tanto deseaba y esperaba, ella bien sabía que lo que se acercaba era tan delicioso que no podría evitar ser descubierta por quien a su lado también chat con alguien. 

Ella apresurada dijo y luego corrió hacia el baño.

_¡Ya me orino!...

Corrió con rumbo al baño, mientras lo hacía trataba de que sus muslos le permitieran seguir apretando su vagina para no disminuir la ola enorme de placer que se le avecinaba, entró y cerró con llave la puerta, la otra que seguía con su amigo chat la vio de reojo y se sonrió, pensaría; esta ya estaba meándose, logre ver su pantalón humedecido por detrás... 

_¡Ahhhhhhhh! 

Se escuchó por adentro del baño. Su amiga se apostó contra la puerta y preguntó.

_¿Qué te pasó?
_Naaada, me golpeeee el pieee.
_Eso duele sobalo bien fuerte,
_Esooo Haagoooo. Queee riiii-coo-oooo.
_¡Wao! Cualquiera diría que no te has golpeado el pie si no que estás teniendo un orgasmo, seguro fue duro el golpe.
_Siii, un goolpeeee durooooo, muy duroooo, aun me dura el doloooooorrrrrrr.
_Oye, te digo algo, ya me has calentado que se me esta mojando el calzón, pues ese tu dolor parece un delicioso orgasmo.




viernes, 11 de agosto de 2017

El Rapto


Sentado sobre una piedra observando a la nada para relajar mi vista y mente, así me encontraba, reflexionando sobre mi vida, si lo que viví fue bueno o malo. Sí que estaba cómodo sobre la dura piedra. En el horizonte a mi alrededor la nada, sin edificios, solo campos, unos pocos árboles, muchas rocas, y sobre ellas, otros en las mismas que yo, pero eso no me intranquilizó, por el contrario no me importó, pues cada quien en lo suyo, así estuve por un tiempo sin tiempo. 
Cuando frente a mí, como agua de río, gotas tras gotas, una multitud de personas por detrás de una que iba adelante de ellos con un libro en mano, estos iban alabando y gritando, repetían cómo autómatas al que seguro era su líder, eso me trajo de mi meditación, pues la fila era enorme, una larga muy larga e interminable, la cual no se detenía, nadie de los que iban en ella miraban hacia mí, ni para ningún otro lado que no fuere adelante, como si llevarán en sus ojos tapa ojos, los que usaban las bestias en las enormes ciudades modernas, se les veía aturdidos, afligidos, pero convencidos de que iban con bien, felices de pertenencia a esos ríos de agua viva. 

Recuerdo que cuando pasó frente a mí el primero, quien encabezaba la enorme multitud me invitó a seguirlo, que me integrara a esa fila, me prometió mil cosas, entre ellas la más importante: La Vida Eterna. 
Sin hablar dije; no gracias, luego llegó aquel misterioso río de personas autómatas, las cuales repetían al unisono lo que el primero les decía, ese río de personas nada las detenía, convencidos andaban y caminaban, eran soldados que iban a una batalla siguiendo a su comandante con libro en manos como única arma.

Pasó otro tiempo ya sin tiempo, y vi hacía donde se dirigían, el primero se difuminaba en el horizonte a kilómetro de donde yo sobre mi piedra cómodo estaba, ellos caminaban sobre arena movediza, lo sé porque lo escuchaba y además una buena polvareda levantaban. Mi vista era la de un halcón u otra ave depredadora cuya característica es esa, la excelente visión; qué raro me dije, si tengo pterigión, pero miraba muy bien, al hacerlo vi cómo de aquel extraño campo llegaban al final y el primero que cayó al desfiladero o barranco o cráter o alguna profunda hondonada, o alguna urna mortuoria para enterrar a multitudes como en el holocausto recién pasado uno detrás del otro caían y desaparecían; a pesar de que la fila nunca acababa. 
Me dije; faltarán muchos más y vi para el lado contrario y efectivamente sobre el horizonte aparecían miles más, parecían Apaches que asomaban sus plumas sobre la montaña dispuestos a atacar a la inocente caravana. 

Eso sucedía y sucedía, pero no era solo frente a mí, pues, levante la vista y vi más allá y frente a otros como yo sobre su roca, otros miles también desfilaban, voltee para ver atrás y lo mismo, me dije; y esto qué será, pues para donde veía, lo mismo sucedía, nada los detenía, y todos con el mismo final, la meta prometida, caían y desaparecían. 
Lo sé, porque justo en uno de esos tiempos sin tiempos comencé a levitar y sobre la cómoda piedra me vi flotar, como si fuera un globo con helio yo y los otros que estuvimos sobre aquellas extrañas rocas flotábamos y ascendíamos al cielo, mientras subíamos sentíamos un fuego en nuestras almas y una alegría inexplicable pero, al tiempo yo veía aquellos ríos de personas que seguían su andar hacía una muerte segura, pero eso a nadie le importaba, todos iban seguros de que lo que les esperaba era lo prometido por siglos por otros que no eran más que uno de ellos que un día se les paró enfrente y les dijo lo que deseaban oír. 

Pero aquellas pobres ovejas hacia el matadero ya no me importaban, ahora lo que me entusiasmaba era que yo levitaba y seguía ascendiendo, mientras más subía, los cielos se volvían más claros y blancos y de ellos, trompetas nos anunciaban que llegábamos, mientras tanto, los ríos seguían su natural flujo hacía un mar, un lago de fuego que estaba en aquel agujero por donde yo vi que caían y desaparecían. 
Todo abajo se hacía más chico y entre los ríos de personas y nosotros, nubes translucidas que nos permitían aun ver, pero yo ya no quería ver, mejor vi al lugar para donde yo iba sin saberlo y sin pedirlo. 

El cielo se abrió, cómo cuando se desgarra la tela, así se partió, lo que un día fue azul debido al efecto que causa el oxigeno al contacto con los rayos solares, me refiero al fenómeno que convierte en azul el cielo, pues donde ya no hay oxigeno este es negro, muy negro, oscuro tan oscuro, cómo la nada, y fue justo ahí, donde el velo negro se rasgó, lo sé porque escuché el sonido de rasgadura y el infinito se abrió y de aquella espeluznante oscuridad, salió una luz brillante, más fuerte que la de mil soles juntos, pero su intensidad no me cegaron, su calor no me calcinó, solo me iluminó, en un ser de luz me convirtió. 

Fue entonces que supe que el gran día había llegado y que no fue como se imaginó, yo había sido junto a los otros que sobre roca firme siempre estuvimos Raptados, como ÉL lo prometió. 

Sí, el cielo esperaba por mí, la Vida Eterna estaba frente a mí, me regocijé y en ese lindo y esplendoroso lugar jamás imaginado entré, por detrás de todos los elegidos al nomas entrar, escuchamos un estruendo cómo de millones de rayos juntos; era que nuestro hogar estaba siendo purificado, destruido para dar inicio a un nuevo ciclo, todo lo que en él quedó, seguro se esfumó, nada quedó, mientras yo y los demás conocimos a quien todo esto nos prometió y nos lo heredó. ÉL nos explicó; que muchos equivocados siempre estuvieron, que nunca comprendieron y que prefirieron seguir a los falsos que ÉL advirtió que llegarían y que serían tan convincentes que tendrían mas seguidores que ÉL mismo llegó a tener, pues realmente los que ahí estábamos no eramos como los que vi desfilar uno detrás del otro como si fueren gotas de agua que forman un caudaloso río. 

Aunque ahí el tiempo no existía por este pertenecer al hombre, no sé cuanto realmente fue que nos regocijamos y disfrutamos de la Vida Eterna, la cual, no era más que una purificación para nuestras almas, fue maravilloso, tan lindo que no hay palabras que lo puedan describir. 

Pero según escuché; fue al séptimo día en aquel espectacular lugar que ya el planeta estaba listo y dispuesto para recibir a la nueva generación y fue entonces que así como llegamos regresamos, el manto se rasgó y de nuevo yo al igual que miles más nacimos, por la misma rasgadura regresamos a poblar nuestro hogar. 

En este; un nuevo olor, un nuevo color, nuevos sabores, todo era inocencia, todo era paz, nada de envidias ni muchos pecados capitales juntos los que seguro llegarían con los siglos. 

La vida había iniciado una vez más, pero esto yo lo supe antes de regresar, pues una vez nacido nada pude recordar. 

¿Verdad o ficción? juzgue usted, pues recuerde que tiene libre albedrío y será usted quien decida a quien debe seguir, quien decida si lo que hace hoy es lo correcto o esta siendo equivocado o engañado, si esta creyendo en los miles de falsos, en lobos con piel de ovejas.

Bueno, no diré más, pues lo que se ve no se pregunta. Mejor medite y hable directamente con el Señor de Señores. 

No recuerdo que ÉL haya dicho: Tengo intermediarios, a no ser, los que tuvieron contacto directo con Él.




jueves, 10 de agosto de 2017

Garrapatas


Springfield era un pueblito apacible con gente buena y tranquila, una población muy chica, rodeada de lindas montañas, verdes muy verdes, porque nunca la habían deforestado, aquí se respetaba el medio ambiente, ese pueblo, al sur de su país, era un pequeño pulmón, uno de los muy pocos que aún quedaban, pues las industrias y el modernismo habían terminado con toda la riqueza natural con la que un día fueron heredados. Al parecer, por ser un pueblo con todas aquellas bondades, eran envidiados por muchos, bueno, quizá esa es la razón de esta historia.

_¡Mami, ven rápido! 

Gritó una tierna niña a su madre, quien ya llegaba al encuentro de los gritos de su amada niña, quien gritaba pero no de miedo, sino para que su madre viera lo que ella asombrada ahora veía sobre la pared que quedaba adyacente a ella.

_¿Qué sucede mi amor?
_Mira mami, ese raro insecto.
_Deja ver.

La madre supo de que se trataba, pero se acercó para observar bien al bicho, que permanecía estático en la pared, sin lograr mover ni una sola de sus patas, la madre sintió asco, pero no la mató, pues, de hacerlo le daba un mal ejemplo a la niña, además que dejaría una horrible mancha sobre la blanca e impecable pared.

_Es una garrapata hija, la tomaré con cuidado con esta toallita húmeda para no lastimarla y la colocaré en el deposito de la basura. ¿Está bien? Dijo la paciente madre a su linda hija.
_¿Morirá mami?
_Seguro un día morirá, pero hoy no mi amor.

A las semanas esto se volvió algo cotidiano en Springfield, era desagradable ver a esos insectos por todos lados, en paredes, en sofás, sobre las camas, en los jardines, todos las cogían con cuidado, pues la mayoría estaban hinchadas y llenas de sangre, sangre de quien, esa era la duda, sería de los habitantes, pues, lo extraño era que habían garrapatas hasta en los hogares en donde no había una sola mascota, estos pensaban que seguro estaban ahí por las mascotas de los vecinos, o tal vez, a consecuencia de algún animalito silvestre que rondaban por los alrededores, aunque eran molestos, nadie protestó, simplemente se dedicaron a recopilarlos y echarlos por dentro de alguna bolsa, atarla y a la basura, era la única manera para matarlas. 

Empero un día, accidentalmente a uno de los pobladores una de las garrapatas se le cayó del pañuelo desechable donde la llevaba y al caer al suelo esta que estaba tan llena, pero tan llena, que explotó, sobre el piso quedó una desagradable mancha de sangre colorada, era muy roja, a quien se la cayó, este tomo varios pañuelos desechables y limpió su piso, luego lo desinfectó, lamentablemente, este personaje ignoraba que dentro de la sangre del insecto millones de huevecillos salieron expulsados cual bomba atómica dejando una estela de varios metros a la redonda, los huevecillos quedaron en las paredes, muebles y techo, a la espera de llegar a ser unas ninfas y entonces salir en busca de un huésped que las alimentara.

Por algunas semanas Springfield descansó de la plaga de garrapatas, pero una mañana, alguien, al despertar, sentía que su pierna le ardía, el niño se descubrió la pierna y lo que vio le causo pánico.

_¡Mamá, mamá!

Gritó desesperado el niño, la madre que se encontraba colgando sus prendas recién lavadas, le fue difícil escuchar al niño, quien seguía gritando muy asustado, agregado a esto, el ardor; el cual le quemaba su pequeña pierna. Al fin, la madre se hizo presente, mientras entraba, el niño bajaba las gradas, este cojeaba, su madre al verlo con la pierna expuesta sintió un punsazo en el pecho, además sintió mucho miedo y repugnancia.

_¡Dios mío que tienes en la pierna!
_No se mami, pero me arde mucho.

En la pierna del niño una serie de manchas con forma de gotas, muy bien organizadas, pareciera que la pierna la tenía tatuada, eran de color azul oscuro, llegando a morado, otras muy negras, demasiado oscuras, y algunas cuantas al rojo vivo, la imagen era escalofriante debido a que estaban muy bien alineadas y le empezaban del tobillo hasta la ingle, aunque esto no se notaba por el pijama y los calcetines.
La madre tomó al niño entre sus brazos, lo subió al carro y lo llevó a la emergencia del Hospital General de Springfield, al ingresar en la emergencia, quienes estaban allí, con una expresión de desagrado se apartaron del niño y su madre.

_¡Un doctor, por favor un médico que atienda a mi hijo!

Este fue ingresado a una de las clínicas de la emergencia, los médicos y enfermeros se cubrieron las manos con guantes, a la madre le pidieron que saliera, no sin antes cuestionarla, una vez los socios de la medicina solos, se veían a la cara, sin saber que procedimiento seguir, pues nunca habían visto nada parecido, hubo alguna enfermera que vomitó al ver la pierna del niño.

_¡¡Un doctor, por favor un doctor que atienda a mi hija!! 

Esta fue la frase que se escuchó una después de otra, la emergencia estaba llena de casos como el primero, algunos eran iguales, exactos, pero hubo otros como estos: Una adolescente llevaba la infección en sus senos, sobre ellos, unos cráteres como de aquel queso, y en cada agujero justo en medio, una especie de barro dispuesto a explotar, estos se alineaban de manera en espiral, empezando del pezón hasta llegar al pecho de la chica, ella se quejaba del ardor, decía que era algo que le quemaba los senos, lo raro era que solo estaban en los senos. Otro caso, fue el de un adulto que llegó con el rostro lleno de pústulas de color morado, era una especie de máscara de Halloween, las pústulas tenían tonos morados y rojos; como que debajo del delgado pellejo o piel tuviera una sangre que se movía o hervía. También hubo otros, que llegaron con lesiones que aparentaban llevar sobre la piel miles de garrapatas recién alimentadas, con sus patas extra largas que no eran más que venas dilatadas. Llegó alguien que se le caía el cabello y en su lugar quedaba un agujero cilíndrico con una profundidad de un centímetro aproximadamente de color también rojo, muy rojo. Otro llegó con anillos sobre el cuello, unos anillos que aparentaban que lo estaban ahorcando, de color lila fuerte, combinados con un rojo profundo. El último caso que relataré pues, eran miles de ellos; era uno con centenares de puntos, como lunares sobre la conjuntiva y la esclerótica del ojo, parecía que tenía muchas pupilas, todas del mismo tamaño y rigurosamente alineados, además de la inflamación de los ojos, ahora saltones como deseando salirse de sus órbitas, también de colores lilas, negros y rojos muy rojos. 

Los médicos informaron a infectología en la ciudad, estos llegaron con sus uniforme clásicos para evitar un contagio y el ejército acordonó el pueblo para que nadie saliera ni entrara al lugar, pues la infección o lo que fuere, debería de quedarse en el apacible y bello pueblo Springfield.

Tras las averiguaciones y las investigaciones, y los tratamientos conocidos, los cuales no daban los resultados esperados, se llegó a la conclusión de que esto era a consecuencia, de la contaminación por la plaga de garrapatas que hubo recientemente. Las autoridades se dieron a la búsqueda de estos insectos y encontraron muchos. 

Lamentablemente los animales domésticos yacían en los patios y las calles, habían muerto, no soportaron el dolor, sus cuerpos tenían las mismas y extrañas señales, todos fueron recopilados y colocados en una fosa común, una enorme, pues además de los animales domésticos habían de granja y silvestres, que en la desesperación entraron en la urbe, luego de que fueron colocados en el lugar, los soldados y sus lanzallamas hicieron su labor, quemaron a todos los cadáveres y una vez hecho, los sepultaron, pero la maldición seguía en Springfield, pero ¿cómo llegaron las garrapatas? 
Los especialistas en infectología no sabían que hacer, llegaron al país, expertos de otros países pero nada pudieron hacer, ya habían muchos deseosos. 

Alguien dijo a las autoridades cuando cuestionaban cómo llegó la plaga de garrapatas al pueblo...

_Hace unos meses pasaron sobrevolando una gran cantidad de aves, no sabemos por qué, pues nunca antes esto sucedió, como para decir que eran aves en vuelo de emigración, eso fue raro, pero a la vez fue lindo, un espectáculo que nunca antes vimos, eso nos causó emoción, aunque algunos fueron cagados por las aves, jajaja, fue cómico. Sólo que eso haya sido, no hay otra explicación.

_Señor, venga por favor. Dijo un teniente a su superior.
_Diga teniente.
_Lo que el señor dice tiene sentido y lógica, pero hay algo que no encaja, recuerde que a Springfield siempre lo han envidiado, hay empresas, grandes empresas que han deseado llegar e instalar sus laboratorios y otros grandes empresas, pero nunca se les dio licencias, para evitar la contaminación.
_Espere soldado, ¿lo qué usted trata de decir es qué...?
_Afirmativo señor.
Esto no debe de ser divulgado a nadie, lo comunicaré al Señor Presidente, se abrirá una investigación, quien quita y usted tenga razón y estos imbéciles tengan la cura para esta rara epidemia.

_Si señor.

Mientras, el tiempo corría y las muertes aumentaban, también nuevos casos. 

El señor Presidente y sus asesores dieron la orden de terminar con Springfield y trasladar a un lugar cercano a los sobrevivientes mientras se encontraba una solución, una cura al problema pues, se corría el riesgo inminente de que lo que sucedía en Springfield se saliera de control y que esto emigrara al resto de la nación.

Todos fueron sacados del bello y apacible pueblo, allí solo quedaron soldados con las órdenes en su poder, para ser cumplidas, una vez se sacara del lugar al último ser vivo, estuviera sano o infectado. 
Está de más decir que hubo quienes se negaban a abandonar el lindo lugar, pero fueron sacados por la fuerza militar y una vez todos fuera del pueblo, los soldados colocaron artefactos en lugares estratégicos los cuales al ser detonados el pueblo ardió en llamas y todo en el pueblo se calcinó, nada quedó, del pulmón natural también se sacrificó parte de él, unos kilómetros a la redonda, para evitar que un portador quedara en libertad con el virus, así que el pulmón natural de Springfield sufrió de un cáncer del cual este fue extirpado.

Lejos, muy lejos, hubo quienes se alegraron, hubo quienes se sobaron sus manos, pues planificaban ya instalar sus enormes empresas en lo que un día fuera el más lindo lugar para vivir. 


En cuanto a la población y su futuro, debo decir, que esta historia continuará...




Esperando por ti



Buscando por ti, seguro que te encontraré.
Me lo dicta todo mi ser, el camino me lo enseña el corazón.
Serán montañas con sus ríos y arboledas, 
o quizá sean océanos y sus mares,
tal vez ríos con sus lagunas,
Dónde estés escondida. Seguro que te encontraré.

Esperando por el amor, esperando por alguien como tú.
Lo he presentido en mi pecho, mi corazón a latido contento.
Serán continentes, su geografía y sus idiomas,
o quizás sean otras regiones, otras costumbres,
tal vez sea que ya tienes dueño, 
lo siento por él pero me perteneces.

Nada me hará desistir en mi búsqueda, en hallar lo que amo.
Nada me detendrá, nada podrá hacerme claudicar.
Es mi vida la que está en juego y la mujer que yo quiero.
Me lo dicta el corazón, me lo asegura todo mi ser.
Una extraña sensación me achina la piel 
de pensar que pronto te encontraré y te amaré.

Nada me detendrá, 
nada hará que salgas de mí, 
nada me hará dejar de pensar solo en ti, 
nada hará que un día no te pueda encontrar.

Somos imanes, 
yo el polo norte y tu el sur, 
atracción que nos unirá y nos enamorará.
Lo que ahora tengas es solo un entrenamiento de amor, 
porque lo que realmente buscas lo tengo yo,
lo que deseo yo, lo tienes tú... 
Tú eres la luz y yo soy la oscuridad 
y juntos haremos los más bellos claroscuros.

Esperando por ti, hoy estoy frente al mar, 
las olas me dicen que pronto vendrás, 
las gaviotas vuelan a tu encuentro.

Esperando por ti, hoy miro al cielo y ruego por tu amor, 
las nubes blancas se encienden y dibujan lindas figuras 
me enseñan lo que será nuestro amor.

Esperando por ti, me llega el viento del sur, 
fresco y cálido como seguro serás tú.

Esperando por ti veo el horizonte, 
el sol nace y muere, con la esperanza de vernos un día juntos.

Esperando por ti me sorprende la luna, 
me sonríe y me enseña toda la miel que nos espera.

Esperando por ti estoy, ven pronto, 
que desespero en la espera, 
me enloquece saber que estás, pero no estás aquí
sentir tu aliento en mi boca, sentir el calor de tu piel, 
sentir el sudor brotando de cada poro, 
sentirme entre tus brazos. 

Soñando estoy, pues aquí estoy esperando por ti.







miércoles, 9 de agosto de 2017

El Escritor


La banda estaba en su guarida, esperando órdenes del jefe de la pandilla; un grupo se encontraba jugando al póquer, otro se encontraban durmiendo o echando la hueva, uno era el que estaba en una esquina, bajo una bombilla de pocos watts de potencia leyendo un libro, en eso entró el jefe, quien bocinó para que le abrieran el portón, uno de los cacos, corrió a abrir el portón, entró una camioneta de lujo, de la cual, luego de parquear se bajó un señor muy bien vestido, este se encaminó hacia donde se encontraban el resto de la banda.

_¡Muchachos acérquense!

Todos obedecieron a la orden del jefe, menos quien estaba sumergido en su lectura, pero eso al jefe lo tuvo sin cuidado, mientras aquel leía muy entretenido, algo sucedía en el mitin de delincuentes. 
Luego de un largo periodo, alguien le gritó al que seguía leyendo y al este, atender al llamado, quien le llamó le hizo señas para que se acercara; el caco culto se acercó al grupo. El jefe les decía.

_Como les digo, hace mucho que no hemos acertado un golpe maestro, pareciera que estamos perdiendo el toque, el ritmo, el arte del robo limpio. (Hizo una pausa). Todos se veían las caras entre ellos, pues, si el que era el jefe, lo era por ser la mente maquinadora de los hasta ahora exitosos asaltos, qué podrían hacer ellos que solamente eran los peones en el ajedrez de la organización, si el jefe estaba sin ideas, ellos estaban peor y el peor de los casos era que se estaban quedando sin el sustento diario y sus familias sufrían de la escasez de ingresos, esto de parte de los peones, en cuanto al jefe, este estaba aun más jodido, pues sus gastos eran superiores y también pasaba por esa etapa incomoda; así que era momento de otro golpe maestro.

_¿Qué les parece si secuestramos a alguien y pedimos una buena suma como recompensa? esto lo dijo uno de los peones. Todos quedaron en silencio, incluso el mismo jefe, pero alguien agregó esto a la sugerencia.
_Por robo nos darían unos pocos años de cárcel, pero por secuestro nos podrían dar hasta cadena perpetua, en el mejor de los casos, o hasta la pena de muerte. Dijo el caco culto.
_Sí, eso lo descartamos. Concluyó el jefe.
_Y si extorsionamos a una buena cadena de tiendas y chóferes.
_El problema con eso es que, si nos descuidamos caemos todos, pues, más de alguno nos puede acusar con el servicio de inteligencia de la policía y al llegar por las extorsión, nos atraparían, o con uno que agarren ya se jodió toda nuestra organización. Dijo de nuevo el caco culto.
_No, eso es de grupos criminales como las maras, eso no es para nosotros, la verdad que a mí me indignan esos hijos de puta, jodiendo a los pobres, eso no va conmigo, queda descartada esa sugerencia. Concluyó el líder.
_Entonces jefe, ¿qué haremos?
_Asaltemos un banco, ahí si que hay dolares, un golpe y nos haremos de mucho dinero. Dijo otro de los miembros.
_Otra mala idea, pues ese es un delito federal, tendríamos para que nos persigan de por vida, además, la tecnología en esas instituciones es de última generación, aunque llegáramos completamente cubiertos nos identificarían, y las condenas por robos federales también son de casi una vida encerrados. De nuevo habló el culto de lo cacos.
_Es cierto, es otra mala idea, también queda descartada. Todos ustedes compañeros ya estarían encerrados, por eso es que soy yo quien dirige a esta organización, recuerden que todo nos ha salido a pedir de boca, nadie desconfía de nosotros, todos somos personas respetadas en nuestros barrios; yo por ejemplo, sigo siendo un honesto político, muy respetado en el congreso.
_¿Entonces qué haremos jefe?
_Ya sé (dijo el único que no había participado de la tertulia delincuencial y agregó) Que hable Otto, ya que se las sabe todas.
_Es cierto Otto, te las sabes de todas, todas. Dijo el jerarca. Otto se sintió muy orgulloso e intervino.
_Todo esta en este libro y otros que he leído del mismo autor. Eso dijo Otto, señalando el libro que leía, el cual llevaba por nombre: El Señor de los Robos.
_Interesante Otto, te felicito, eres el único culto aquí, aparte de mí.
_Gracias señor, siempre me gustó la lectura.
_Bueno, ya basta de halagos, vamos al punto. Ordenó el jefe. Y agregó. Haremos lo mismo que en el último golpe, creo que los policías aún estarán preguntándose qué pasó y cómo sucedió, ese golpe fue perfecto. 
_Creo que no es buena idea jefe, pues por lo mismo que usted acaba de indicar, es riesgoso hacerlo de nuevo, no niego que ese fue el mejor golpe, lo admiré por esa estrategia, pero ahora corremos demasiado peligro si lo efectuamos otra vez. Dijo Otto, con mucha propiedad, algo que dejó pasmados al resto de malandros y también al jefe.
_Tienes razón Otto, entonces ¿qué propones hacer? Urge un buen golpe.
_Lo sé señor. Pensemos. Creo que entre todos podremos hallar una excelente estrategia y un pez gordo que nos saque de esta sequía en la que estamos.
_Sí, pues mi vieja ya me tiene como la chingada por no llevar dinerito a la casa. Dijo otro ladrón algo maleado. 

Entonces habló el menos privilegiado en cuanto a intelecto, el conejillo de indias en todos los atracos exitosos hasta hoy.

_Pues, que tal si le preguntamos al que escribe esos libros, digo no.
_Sabes que no es mala tu idea Serafin. Dijo el jefe. Todos colocaron una cara de asombro, al ver que el más idiota de la banda había dado una idea, que para todos, menos el jefe era descabellada.
_Pero ¿y adonde lo encontramos para preguntarle? Dijo otro un poco más inteligente que el anterior. Todos quedaron en silencio.
_Lo que habría que hacer es secuestrar al escritor. Dijo Otto.
_¿Pero no acabas de decir que el secuestro era una mala idea? Casi lo dijeron en coro.
_Sí, ¿pero qué quieren, qué le enviemos un mail y que le preguntemos qué debemos hacer para nuestro siguiente golpe? Eso sería más estúpido que lo que yo sugiero.
_Bueno, bueno. (dijo el jefe) Lo primero que hay que hacer para saber si podemos secuestrar al escritor, es averiguar la nacionalidad del tipo, pues si es extranjero quedaría descartada la noción. ¿Me entienden?
_Pues claro, ni modo que nos gastemos nuestros pocos ahorros viajando a otro país en busca del escritor ese. Dijo Cipriano.
_Está bien, esto es lo que haremos. (Dijo el cerebro del grupo). Olvídense del escritor ese, el tal... Raga. Esto haremos; haremos una inversión para crear una fachada, luego de que la tengamos, buscaremos a un buen escritor en busca de una oportunidad, alguien desconocido, al que podamos usar y explotar sin que él se de cuenta de lo que haremos con su historia. ¿Me entienden?
_¡No! Gritaron todos, menos el caco culto; Otto.
_Deje todo en mis manos jefe, ya es hora de su sesión plenaria en el Congreso, yo me encargo de encontrar al escritor que nos hará sencilla la vida.
_Gracias Otto, no deje de seguir leyendo, pues necesito más secuaces como usted. Todos ustedes obedezcan a Otto como si fuera yo.
_¡Si jefe!

El jefe se fue al Congreso a ejercer su puesto en su curul, no deseaba quedarse sin sus dietas por faltar un día a su loable trabajo, además, era un personaje muy respetado y hasta se escuchaba por los corredores que sería el próximo candidato a la presidencia por el partido oficial.

Otto se quedó a cargo del siguiente golpe, el cual daba inicio con la tarea de encontrar un buen escritor, cuya invaluable inspiración en la escritura, les daría los éxitos buscados en los siguientes robos sin que él se diera cuenta de que trabajaba para una estructura criminal muy bien organizada.




Continuara...